Febrero 2019 — Enciende la luz de tu corazón

Febrero 2019 — Enciende la luz de tu corazón

Introducción

“Hay quienes parecen amigos pero se destruyen unos a otros; el amigo verdadero se mantiene más leal que un hermano” (Proverbios 18: 24, NTV). Este programa se enfoca en celebrar el don del amor entre amigos y nuestra amistad con Dios.

Preguntas sobre el amor

  1. ¿Cómo debe un marido amar a su esposa? Cada uno de ustedes ame también a su esposa como a sí mismo. Efesios 5:33
  2. Provee la referencia bíblica del siguiente versículo: “Porque tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que cree en él no se pierda, sino que tenga vida eterna”. Juan 3:16
  3. ¿Quién dijo: “¡No insistas en que te abandone o en que me separe de ti! Porque iré adonde tú vayas, y viviré donde tú vivas. Tu pueblo será mi pueblo, y tu Dios será mi Dios”? Rut a su suegra Noemí. (Rut 1:16)
  4. ¿Cuáles dos personajes del Antiguo Testamento se juraron amistad? David y Jonatán. 1 Samuel 20
  5. ¿Cómo debemos amar a nuestro prójimo? Como a nosotras mismas. (Lucas 10: 27)
  6. Jesús nos dio un nuevo mandamiento. ¿Cuál es? “Así como yo los he amado, también ustedes deben amarse los unos a los otros.” Juan 13:34
  7. ¿Cuál es el amor más grande? “El amor más grande que uno puede tener es dar su vida por sus amigos.” Juan 15:13 (DHH)
  8. ¿Cómo se mide el amor? Por la manera como tratamos a los demás. (Mateo 10:42)
  9. ¿Qué dice de nosotros nuestro amor por los demás? Que somos discípulos de Jesús. (Juan 13:35)

Intercambio de regalos

Con algunas semanas de antelación organiza un intercambio de regalos del “Amigo secreto”. Éste es el mismo concepto de lo que en inglés se conoce como la tradición de “Secret Santa” (Santa Claus secreto). Se intercambian pequeños regalos de manera anónima cada semana hasta el día en que se revela quiénes los hicieron. Diles a las integrantes del grupo que coloquen su regalo en una cesta, con sólo el nombre de la destinataria escrito en el paquete. Durante la reunión, una de las integrantes del grupo puede actuar como “Santa” y repartir los regalos.

El juego de la botella

Se trata del mismo concepto que el juego de la botella, pero con una diferencia. Cuando la botella apunta a alguien, la persona que hizo girar la botella le dice a esa persona algo bonito sobre ella y luego le da un chocolate (Hershey Kiss®).

Una actividad dulce de manualidades

Corazones de chocolate cubiertos de fresas
Materiales que van a necesitar:
Fresas (unas 4 por cada mujer)
Trozos de chocolate semidulce
Gel brillante de color rojo de marca Wilton®
Palillos mondadientes
Aceite vegetal

Quítales el tallo a las fresas y luego córtalas por la mitad. Coloca las mitades lado a lado hasta formar un corazón e inserta un palillo mondadientes para mantener fijo y unido el corazón. Calienta trozos de chocolate y añádeles una cucharada de aceite para darle una consistencia más suave. Vierte el chocolate derretido encima del corazón de fresas. Una vez que se haya solidificado, salpícalo con gel brillante de color rojo. Para obtener más instrucciones, consulta Pinterest®.

Un verdadero amigo

Encontramos en todas partes personas que viven sumidas en la soledad. Se sienten aisladas de los demás. Muchas veces el mismo hecho de estar en medio de una muchedumbre puede agudizar en una persona el sentimiento de soledad. Todas necesitamos una amiga o amigo que nos acepte sin importar cuáles sean las circunstancias, uno que se mantenga fiel a nosotras en los momentos buenos y en los momentos malos.

Solemos olvidar que ya contamos con un amigo que ansía ser más cercano a nosotras que un hermano, un amigo que es mejor que todos los demás. Un amigo que es el único y verdadero amigo que se mantiene fiel a nosotras cualquiera sea la situación que podamos enfrentar. Ese amigo es Jesús. Leemos en Proverbios 18:24 (NTV): “Hay quienes parecen amigos pero se destruyen unos a otros; el amigo verdadero se mantiene más leal que un hermano”. Tenemos que reconocer que Jesús es Aquél a quien podemos recurrir cuando necesitamos conversar, desahogarnos y conectarnos.

Podemos pasar gran parte de nuestra vida tratando de hallar al amigo perfecto. Buscamos a alguien que sepa escuchar, que sea confiable, honesto y leal. Sin embargo, en vez de desear contar con ese amigo perfecto, debemos tratar de ser nosotras mismas amigas perfectas de otra persona que lo necesite. Pídele a Dios que te revele quién es ese amigo y asume el desafío de ser para otras personas una verdadera amiga.

Dios es nuestro gran y verdadero amigo. Él nos ama incondicionalmente. Él ya nos amaba antes de que naciéramos. Él nos sigue amando hoy y nos amará mañana. Ese amor jamás cambiará. En Romanos 8:37–39 leemos: “Sin embargo, en todo esto somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó.  Pues estoy convencido de que ni la muerte ni la vida, ni los ángeles ni los demonios, ni lo presente ni lo por venir, ni los poderes, ni lo alto ni lo profundo, ni cosa alguna en toda la creación podrá apartarnos del amor que Dios nos ha manifestado en Cristo Jesús nuestro Señor”. Dios es el amigo perfecto. Debemos mirarlo a Él y reflejarlo en la amistad que tenemos unas con otras.

Responde a

Tu email no será publicado