Enero 2019 — ¡Que no pare de nevar!

Enero 2019 — ¡Que no pare de nevar!

Versículo bíblico

“Purifícame de mis pecados, y quedaré limpio; lávame, y quedaré más blanco que la nieve” (Salmo 51:7, NTV).

Decoraciones

Cuelga del techo copos de nieve hechos de papel y luces decorativas alrededor del salón. Como centros de mesa, utiliza floreros de vidrio transparente con gisófila (nube o velo de novia). Estos pueden ser rociados con brillantina plateada. Coloca una cinta celeste alrededor de los floreros.

Meriendas

Sirve bolitas de pretzels cubiertas con nieve y chocolate caliente casero. Las recetas se pueden hallar en Internet. Otras ideas incluyen: donas con azúcar en polvo (todo lo que está espolvoreado con azúcar en polvo parece como que la nieve le ha caído por encima), pastel de coco o pastelitos con nieve (coco).

Manualidades
Ornamentos de copos de nieve utilizando piezas de rompecabezas

Estos adornos de copos de nieve tardan un poco en secarse, pero es un proyecto muy rápido y fácil de hacer.

Materiales

  • Pedazos de cartón recortados en círculos de aproximadamente 1½ pulgada de diámetro
  • Pistolas de pegamento caliente
  • Piezas de rompecabezas (todas las piezas deben tener una forma similar)
  • Pintura acrílica blanca y pinceles de espuma (o de goma espuma)
  • 6 pulgadas de cinta delgada para colgar el adorno
  • Brillantina (purpurina) o gemas de fantasía plateadas

Instrucciones

Usa pegamento para pegar tres piezas de rompecabezas sobre el círculo, a distancias iguales, dejando espacio suficiente para colocar otra pieza entre ellas. Pega otras tres piezas más de rompecabezas por el otro lado de las tres originales. Pinta todo con la pintura acrílica blanca. Mientras que el copo de nieve esté todavía húmedo, espolvoréalo con brillantina y déjalo que se seque por completo. Si lo deseas, pega las gemas de fantasía para agregar brillo y resplandor adicional. Pega la cinta por el reverso del ornamento de manera de formar un copo de nieve que se puede colgar como adorno. Consulta Pinterest (busca, “copos de nieve con piezas de rompecabezas”) para obtener más instrucciones e imágenes que muestren como debe quedar esta manualidad una vez terminada.

Portavelas (votivas) decoradas como copos de nieve

Pinta las portavelas con pegamento para découpage, cubriéndolas por completo. Espera a que el pegamento se vuelva pegajoso. Agrega la sal Epsom al pegamento pegajoso. Termina el proyecto rociando un sellador transparente y brillante. A medida que la luz de las velas brilla a través del portavelas, las sales brillarán.

Más blanco que la nieve 

No hay nada como la nieve recién caída. Los momentos inmediatamente después de que haya nevado inspiran asombro y admiración. Es simplemente hermoso. La nieve limpia, inmaculadamente blanca y sin estar contaminada por los efectos del mundo en el que ha caído. En un día claro y soleado, apenas podemos mirar la nieve, ya que es tan pura, que refleja perfectamente la luz del sol que es casi cegadora. Desafortunadamente, no tarda mucho para que la naturaleza prístina de la nieve se ensucie. En lugar de ser puramente blanca, la nieve se oscurece con las partículas de lodo y polvo. Apenas podemos mirarla porque no queremos la nieve sucia en nuestros alrededores.

En el Salmo 51, David reconoce que su vida se había convertido en algo sucio, feo y mancillado con la oscura mancha del pecado. Puede haber empezado con los obvios “pecados grandes “, pero de maneras menos obvias, David sabía hasta qué punto había caído del estándar de fidelidad, amor y pureza que Dios deseaba de él. En el versículo 7, él clama a Dios. “Purifícame con hisopo, y quedaré limpio; lávame, y quedaré más blanco que la nieve”. David le ruega a Dios que haga lo que sólo Dios puede hacer: tomar su corazón que se parece a esa nieve sucia y fangosa y eliminar todo rastro de impureza para que una vez más sea inmaculadamente blanca.

Tal vez no podamos identificarnos con los pecados de adulterio y asesinato de David, pero todos tenemos maneras grandes y pequeñas en las que hemos pecado. Cada uno de nosotros puede identificar momentos en nuestra vida en los que no hemos cumplido con el estándar de amor y pureza de Dios. No podemos, por nuestro propio poder, hacer algo con la mancha del pecado en nuestras vidas. Pero este es el gran milagro de Dios. Él está dispuesto a eliminar cada gran mancha y cada partícula pequeña de pecado para que, con la pureza perfecta que Él da, podamos reflejar Su luz tal como la nieve refleja el brillo del sol. Al reflejar su luz gloriosa, otros verán esa luz y podrán conocer a Dios por sí mismos.

En este Año Nuevo, que nuestra meta sea ser como esa nieve blanca y pura. Recuerde que la nieve pura tiene una pureza y belleza inspiradora. Cuando lo aceptamos como Señor, reflejamos Su amor. Cuando el pecado entra en nuestras vidas, arruina esa belleza. Cuando le pedimos a Él, podemos recibir Su perdón y Él puede eliminar completamente la mancha del pecado. Primero, agradézcale por la verdad de que ningún pecado está más allá del alcance de Su gracia. En segundo lugar, Así como la nieve recién caída refleja la luz deslumbrante del sol, demuestre Su amor, bondad y perdón a los demás. Ora para que vean Su luz en tu vida.

Canción y oración final

Para concluir la reunión, canta la canción # 254, “Dame, te ruego, Señor, un corazón”, del Cancionero del Ejército de Salvación. Ore pidiendo que el Espíritu Santo realice la gran obra de purificación en su vida, para que viva en la pureza que Él desea. Ora para que brilles en pureza en tu comunidad, especialmente para aquellos que no conocen al Señor, y que a través del reflejo de Su luz en tu vida puedan llegar a ver la luz de Dios.

 

 

Responde a

Tu email no será publicado