Abril 2019 — Gotas de lluvia caen sobre mi cabeza

Abril 2019 — Gotas de lluvia caen sobre mi cabeza

Versículo clave

“Bendeciré a mi pueblo y a sus hogares alrededor de mi colina sagrada. En la temporada oportuna les enviaré las lluvias que necesiten; habrá lluvias de bendición.” (Ezequiel 34:26, NTV)

Decoraciones

Cuelga del techo paraguas abiertos con el mango hacia abajo. Recorta gotas de lluvia usando papel de cartulina azul y luego cuélgalas usando sedal o tanza (esa que se usa para pescar) alrededor de todo el borde del paraguas. Puedes hallar muestras de esto en Internet. Crea un tablón de anuncios o un afiche con gotas de lluvia grandes repartidas por la superficie usando papel de cartulina azul y morado. Pega el versículo clave en el centro del tablón de anuncios. (Esto se utilizará en el momento en que las integrantes del grupo estén reflexionando sobre el estudio y devocional).

Apertura

A veces sentimos que una nube negra se ha posado sobre nuestras cabezas; que nada va bien.  ¡Puede que sea una EEYORE!  {Muestra el corto de YouTube en https://www.youtube.com/watch?v=CQI0E1WCLMU}. Es fácil enfocarse en lo negativo, en especial cuando las tormentas de la vida son particularmente violentas. Quiero que pienses sobre las cosas que te echan abajo y sobre las que te preocupas. Puede tratarse de la mala salud, la salud de tu familia, las finanzas, las relaciones o los problemas familiares. Una vez que tengas dos o tres cosas en mente, pasa adelante al tablón de anuncios y escribe esas cosas dentro de las gotas de lluvia azules. (Diles a las mujeres que no tienen que compartir nombres, sino simplemente mencionar la preocupación que tienen.)

¡Vive la letra!

Reparte a cada una de las integrantes del grupo una hoja con la letra de la canción “Raindrops Keep Falling on My Head” (Gotas de lluvia caen sobre mi cabeza) de BJ Thomas. También puedes poner a tocar la canción en un CD, o bien desde la página de YouTube. Hoy vamos a echar un vistazo más de cerca a esta letra desde una perspectiva cristiana. Diles a las integrantes del grupo que busquen en sus Biblias los versículos a medida que los vas mencionando. Dales tiempo para discutir cada verso de la canción y versículo tal como se muestra a continuación:

Raindrops keep falling on my head

(Gotas de lluvia caen sobre mi cabeza)—Juan 16:33

I just done some talking to the “Son”

(Acabo de hablar con el Hijo [en inglés el juego de palabras se da entre “Son” o Hijo, y “sun” o “sol”, que es lo que dice la canción original]—1 Tesalonicenses 5:17

The blues they send to greet me won’t defeat me

(El desaliento que me quieren causar no me la va a ganar)—Romanos 8:37

I ain’t gonna stop the rain by complaining

(No voy a parar la lluvia quejándome)—Filipenses 2:14

Because I’m free, nothing’s worrying me

(Puesto que soy libre, nada me preocupa)—2 Corintios 3:17

Manualidad

Diario bíblico personal

Saca copias de la Canción 314, “Showers of Blessing” (Lluvias de bendición) en su versión en inglés del Songbook of the Salvation Army (no existe un equivalente en español). Ten disponibles marcadores, rotuladores, pegamento, tijeras y papel de cartulina e invita a las integrantes del grupo a garabatear o dibujar libremente sus sentimientos al momento de leer esta canción. No hay manera de equivocarse al hacer esto—las mujeres pueden hacer lo que quieran a partir de las palabras que lean y de la manera como les afectan. (Para obtener más información y muestras de garabateos a partir de versículos de la Biblia, repasa el volumen 48 de los Recursos para Ministerios Femeninos correspondiente al año 2018: “Proclamen Su gloria,” Junio, Adoración “Tu templo santo”, página 106.)

Lluvias de bendición

Mientras me encontraba sentada en una capilla iluminada a media luz en Nagercoil, India, un soldado anciano pasó adelante para liderar la canción con que se cerraba el servicio. Esa región de India había estado sufriendo una terrible sequía y muchas personas oraban a Dios pidiéndole que hiciera llegar la lluvia. Escuché atenta las palabras del caballero cuando dijo sin el más mínimo asomo de vacilación en su voz: “Dios enviará la lluvia que necesitamos”.  Mientras cantábamos la canción “Showers of Blessing” (Lluvias de bendición) podíamos escuchar el repiqueteo de gotas de lluvia que caían sobre el techo metálico. Dejamos la capilla esa noche en medio de una tempestad de lluvia y todos alabamos a Dios por Su fidelidad.

A veces oramos para que la lluvia sacie a la tierra sedienta de agua. A veces oramos para que la lluvia se detenga, porque necesitamos el calor y la luz de los rayos del sol. Lo asombroso es que Dios sabe lo que necesitamos y cuándo lo necesitamos, y Él es tan poderoso que puede usar para nuestro bien cada situación que podamos enfrentar. El problema radica en nuestra respuesta a las situaciones en que nos podamos hallar. Puede que nosotras no nos demos cuenta de que algo difícil y doloroso es lo que nos traerá grandes bendiciones. Leamos de nuevo nuestro versículo clave, Ezequiel 34:26 (NTV): “Bendeciré a mi pueblo y a sus hogares alrededor de mi colina sagrada. En la temporada oportuna les enviaré las lluvias que necesiten; habrá lluvias de bendición.” ¿Somos capaces de vivir lo que nos pide 2 Timoteo 4:5?  “Pero tú debes mantener la mente clara en toda situación. No tengas miedo de sufrir por el Señor. Ocúpate en decirles a otros las Buenas Nuevas y lleva a cabo todo el ministerio que Dios te dio”.  Si mantenemos la mente lúcidamente enfocada en Cristo podremos ver las bendiciones en medio de la tempestad.

Corrie ten Boom describe muy bien este concepto en su libro The Hiding Place (El escondite). Su familia fue perseguida por haber escondido a judíos durante el Holocausto. Ella y su hermana terminaron en condiciones deplorables en uno de muchos campos de concentración. Estas mujeres mantuvieron su fe en Cristo en medio y a lo largo de las más terroríficas situaciones. En cierto momento, la hermana de Corrie la alienta a dar gracias a Dios por los piojos de sus literas. Corrie se resiste a hacerlo, pero termina haciéndolo a regañadientes a instancias de su hermana. Más tarde se enterarían de que los guardias evitaron entrar a su barraca justamente debido a los piojos. Tuvieron la posibilidad de realizar estudios bíblicos y eludir sin ser detectadas, todo gracias a los piojos. En The Hiding Place, Corrie dice: “No hay pozo tan profundo que Dios no sea aún más profundo”.

¿Puedes confiar en eso hoy?  Esas “gotas de lluvia” en tu vida podrían ser justamente las bendiciones de Dios que se derraman sobre ti. A medida que escuchamos la canción “Blessings” (Bendiciones) de Laura Story (en inglés) {YouTube-https://www.youtube.com/watch?v=1CSVqHcdhXQ}, voy a pedirte que medites en lo que Dios ha hecho por ti. En especial, en aquellas cosas que tú creías que te iban a destruir y que terminaron haciéndote una persona más fuerte en el Señor. Cuando estés lista, acércate al tablón de anuncios y escribe tus bendiciones en las gotas de lluvia moradas. No nos olvidemos jamás que el “Sol” que es el Hijo siempre brilla—incluso en medio de las peores tormentas.

Responde a

Tu email no será publicado