Agosto 2020 – Cuidado en el hogar: Apoyemos a nuestras cuidadoras

Agosto 2020 – Cuidado en el hogar: Apoyemos a nuestras cuidadoras

“Jesús repitió la pregunta: ‘Simón, hijo de Juan, ¿me amas?’ ‘Sí, Señor’, dijo Pedro, ‘tú sabes que te quiero’. ‘Entonces, cuida de mis ovejas’, dijo Jesús”. (Juan 21:16 (NTV)

Introducción

Noviembre es el Mes Nacional de Cuidadores de Familias (en inglés: National Family Caregivers Month). Es la temporada que dedicamos a expresar nuestra gratitud a los esforzados y sacrificados cuidadores y cuidadoras que asisten a un ser querido que tiene problemas de salud. En Estados Unidos hay aproximadamente 44 millones de cuidadores que atienden a un miembro de la familia, amigos o vecinos. El oficio de cuidadora es un trabajo a tiempo completo. Este mes, celebra y honra al cuidador o cuidadora de un miembro de tu familia que ha dedicado su tiempo y energía a ayudar a un ser querido realizando un Día de Conciencia de los Cuidadores (Caregiver Awareness Day). Es la oportunidad perfecta de decir gracias y mostrar aprecio por la difícil tarea que realizan. Más información acerca del Mes Nacional de Cuidadores de Familia se puede obtener visitando los enlaces que se detallan a continuación:

Actividades

Uno de los mayores desafíos que enfrenta una cuidadora a tiempo completo es apartar algo de tiempo para sí misma. Todos los pacientes y cuidadoras tienen diferentes niveles de necesidades y de habilidad/movilidad. Lo mejor es conectar tanto con la cuidadora como con la persona a la que cuidan. Pregúntales qué podrías hacer para ayudar y hazles saber con palabras y con hechos que los apoyas.

Visita a la cuidadora o cuidador para averiguar cuáles son sus necesidades

Algunas necesitan ayuda con las cuentas, el estado de los seguros, los trámites relacionados con las notificaciones de denegación y los procedimientos de apelación para obtener terapia y tratamiento, problemas de legales relacionados con la tutela del paciente y muchos otros asuntos financieros y de contabilidad. Estas necesidades son especializadas y comprometen información privada y personal que requieren la asistencia de un miembro cercano de la familia. Sin embargo, alguien con formación financiera o legal que pudiera resolver el aspecto práctico de todo el papeleo y los trámites podría ser de enorme ayuda.

Ofrece leerle

Ofrece leerle o de otro modo asistir y atender a la persona discapacitada o anciana con sus necesidades o tareas más sencillas mientras la cuidadora se preocupa de hacer sus trámites.

Ofrécele a la cuidadora hacerle la limpieza del patio, el aseo de la casa o las compras

Haz un libro de cupones canjeables por pequeños trabajos: pasar la aspiradora en el segundo piso o lavar el patio con una manguera a presión, podar los setos del jardín. De nuevo, pregúntale a la cuidadora qué le sería de ayuda.

Trae una comida

Traer una comida es una gran expresión de amor y preocupación. Una idea alterna sería la de preparar y empacar todos los ingredientes necesarios para un acomida en bolsas con cierre hermético (Ziploc®) junto con las instrucciones sobre cómo prepararlos.

Visitación

Ser una cuidadora acarrea consigo aislamiento y soledad, tanto para el paciente como para la cuidadora. Puedes traer un pequeño regalo en la forma de un libro, galletas o bollos horneados, frutas o flores. Una visita y conversaciones con una amiga logran maravillas.

Graba tus propios libros en CDs

Si no puedes visitar muy a menudo, pide sugerencias de autores, poetas o cuentos que les gustan y grábalos en CDs. Es muy grato escuchar la voz de una amiga o miembro de la familia en una grabación, especialmente si se encuentran lejos.

Realiza una campaña de recaudación de fondos

Recauda fondos para emplear a una asistente de salud a domicilio que pueda en ocasiones reemplazar a la cuidadora permitiéndole hacer una pausa en su trabajo. Eso le dará el tiempo a la cuidadora para hacer recados, ir a la peluquería o al cine.

Creación de tarjetas

Invita a las mujeres a hacer y enviar tarjetas hechas a mano con oraciones y palabras de aliento para las cuidadoras.

Cartelera de anuncios de emergencia

Crea una lista de números de teléfono, contactos de emergencia y agencias locales de ayuda para las cuidadoras. Deja algunos espacios en blanco para que pueda ser personalizado.

Proyectos de servicio

Los Ministerios Femeninos podrían usar una de las sugerencias descritas arriba como proyecto de servicio.

Meriendas

Remoja galletas Oreo en chocolate blanco fundido y luego arroja encima minimalvaviscos y galletitas en forma de cabeza de oveja. Instrucciones sobre cómo hacer todo esto se puede hallar en el sitio web: https://kitchenfunwithmy3sons.com/oreo-sheep.

Decoraciones

Las decoraciones deben ser sencillas, tranquilizadoras y renovadoras. Coloca reproducciones enmarcadas del Salmo 23 sobre las mesas.

 

El Señor es mi pastor

Pastorear es una de las ocupaciones más antiguas del mundo. Los pastores tenían la responsabilidad de llevar a las ovejas a pastar, mantener junto el rebaño y protegerlo de los animales predadores. El trabajo del pastor es el de cuidador de sus ovejas, pero nunca es fácil. Debido a la necesidad de mantener a las ovejas en movimiento para que encuentren comida, muchas veces viven solos y dedican gran parte de su tiempo a las ovejas que tienen bajo su cuidado. En los tiempos bíblicos, eran considerados personas que vivían en los márgenes de la sociedad.

El pastor tiene que estar siempre en guardia, protegiendo a sus ovejas de los peligros. Jesús nos ofrece maravillosos ejemplos de lo que significa ser pastor; por ejemplo, su preocupación de buscar a la oveja perdida e incluso nos dice que Él da Su vida por Sus ovejas. ¡Qué hermosa imágen de cuidado y devoción a tener en mente!

Al detenernos a reflexionar sobre las personas cuyo trabajo consiste en cuidar y atender a otras personas, vemos que su devoción por aquellos que están bajo su cuidado es realmente asombrosa. Trabajan duro para asegurarse de que la persona a la que cuidan esté segura y que sus necesidades sean atendidas. Muchas personas dejan sus propias vidas y deseos en suspenso para poder cuidar a aquellos que no se pueden cuidar a sí mismos.

David, que era pastor, escribió un hermoso Salmo acerca del cuidado que Dios le provee a Su pueblo. Este pasaje bíblico es muy familiar para muchas de nosotras: se trata del Salmo 23 (Lee el Salmo). Contamos con las palabras alentadoras del Gran Pastor: Dios. Él se preocupa y nos cuida a cada una de nosotras. Nos lleva a lugares de quietud y de renovación. Nos guía. Nos ofrece la promesa de Su presencia. No tenemos que temer ningún mal pues Él nos brinda Su provisión y su protección.

Para aquellos que cuidan a los demás, el trabajo que realizan puede resultar extremadamente agotador. Pero el descanso de que gozan en el Señor les provee la fortaleza que necesitan.

 

Responde a

Tu email no será publicado